Ecología

  • Ecología

Nuestro proceso de reforestación

Cosecha

Rodales (plantaciones con árboles semilleros) y compra de semillas de otras empresas de huertos semilleros con otro grado de mejoramiento genético.

Viverización

Tratamiento pregerminativo de frío húmedo de la semilla (se coloca en heladeras entre 45 y 60 días) y luego se siembra manualmente. El vivero tiene una capacidad de 500.000 plantas. Las semillas se siembran en tubetes, permaneciendo en el vivero durante 7 meses. La época de siembra es octubre y se obtiene el plantín en mayo.

Plantación

Entre mayo y septiembre es la época de plantación. Los plantines son llevados al campo, se los extrae del tubete y se realiza la plantación manual: se hace el hoyo en el suelo con una pala y se coloca el plantín. La densidad de plantación varía entre 1250 y 1400 plantas / hectárea (ha).

Mantenimiento

Se realizan 3 controles de malezas anuales, para evitar plantas herbáceas que compitan con la planta de pino. Esto se realiza por 3 años.

Preparación

Para preparar el terreno para un nuevo ciclo de plantación se realiza la trituración de los residuos volviéndose a integrar a la tierra, dando abono, amortiguando las radiaciones solares y protegiendo al suelo de la erosión.

Tala Raza

A los 17 años se hace la cosecha mecanizada de los pinos con diámetros maderables entre 30 y 40 cm, quedando los residuos de la cosecha.

Manejo

• A los 2 años y medio de la planta se realiza la primera poda del 50% de la densidad inicial, eliminando las ramas hasta el metro y medio, y el raleo perdido. • A los 3 años se hace la poda del 50% de las podadas en la primera poda. • A los 10 se realiza el primer raleo comercial, cuyo aprovechamiento es especialmente para pulpa de papel.

Un territorio lleno de árboles

La clave de un medio ambiente sano esta en el aprovechamiento responsable y sustentable del recurso natural de la madera, reforestando en una misma escala o mayor al uso de los bosques; ya que además los bosques jóvenes y vigorosos, al generar la madera, remueven dióxido de carbono y reponen oxígeno que es el sustento de la vida, mientras que un bosque maduro, al contrario, absorbe oxígeno y emite dióxido de carbono, uno de los gases responsable del efecto invernadero.   ¿Qué efecto tendría si no extrajéramos más madera y remplazáramos su uso con otros materiales no leñosos como ser aluminio, ladrillos y plástico? En esa sustitución el medio ambiente sería el perdedor. Los yacimientos minerales se agotan, no se regeneran. Sin embargo la madera es un producto renovable de una sucesión infinita de generaciones. La fabricación de materiales no leñosos requiere más energía: 9 veces más para fabricar un montante de acero que de madera. Además la madera es reutilizable, reciclable y biodegradable. Los materiales inorgánicos necesitan de un consumo adicional de energía para su reciclado o desecho final.

¡Mantenete conectado con nosotros!